AUDIO: Parada de Postas en Onda Cero (4-08-2017)

EL CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) acaba de publicar los resultados de julio del Indicador de Confianza del Consumidor.

Se registra un avance significativo, tanto en la valoración de la situación actual, como sobre las expectativas de futuro.

Fue Sir John Mason quien dijo: “Las previsiones meteorológicas no afectan al tiempo. En cambio, las predicciones económicas sí afectan a la economía”.

Vivimos un entorno que ofrece pocas alternativas en cuanto al diagnostico de nuestra situación económica: hemos logrado alcanzar un equilibrio inestable. Determinados sectores siguen inmersos en lo que el Diccionario de la Real Academia define como crisis, en su séptima acepción: “situación dificultosa o complicada”. Y es, en estos momentos, cuando los análisis, las noticias y las opiniones (fundamentadas o no) pueden generar, en sí mismas, un efecto multiplicador.

El intento de maquillar con disquisiciones semánticas el presente y el horizonte que se vislumbra, solo provoca mayor inquietud en la población. Es este desasosiego el que fomenta la negatividad de la percepción de consumidores, empresarios, trabajadores e inversores. En último término, un componente esencial en los procesos de toma de decisiones es la percepción de la situación actual y su evolución prevista. Tal es así, que acciones de consumo, propuestas de inversión y hasta decisiones personales se ejecutarán, o no, en función de cómo se perciba el entorno: seguro o incierto.

Hay una cierta tendencia al negativismo como fórmula de acierto en las previsiones.

En cambio, nos encontramos hoy ante buenas noticias. Démosles la bienvenida, máxime cuando se trata de la opinión del consumidor.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y con fines estadísticos. Si continúa utilizando este sitio consideramos que está de acuerdo.